Norte en Línea - Un suspiro interminable

Un suspiro interminable

Un suspiro interminable
21 Feb
2024

Es una de esas experiencias de al menos una vez en la vida. Es la elegancia y la sofisticación, la reverencia al paisaje impresionante con vistas del lago Lemán y más allá, hasta los majestuosos Alpes franceses. Un porfolio grandilocuente de buen vivir en una de las ciudades más bellas de Suiza. Hito de un pasado esplendoroso, que refuerza con un presente vigente y a la altura de su historia.

Íntimamente ligada al desarrollo del pequeño puerto de Ouchy, las memorias del Palacio Beau.Rivage se remontan a 1857, año en que el consorcio local recompró grandes extensiones de terreno a la familia Allott. Achille de la Harpe y Jean-Baptiste Barboloni ganaron un concurso de arquitectos para construir este magnífico hotel, que abrió sus puertas cuatro años después, en 1861.


Desde el principio, los grandes salones con frescos del siglo XVIII albergaron espléndidos bailes. El emplazamiento único, el elegante mobiliario y la calidad del servicio le valieron rápidamente al hotel el reconocimiento internacional.


La necesaria ampliación llevó a la construcción de un anexo llamado "Le Chalet” en 1864. En 1908, los arquitectos Jost Bezencenet añadieron al hotel el ala del Palacio inspirada en el movimiento neobarroco e integrando elementos clave del Art Nouveai y Schnell. Estaba conectado con el Beau-Rivage por La Rotonde (decorada por Diekmann), que servía como comedor clásico. El artista de Zurich Haberer pintó los frescos de La Rotonde.


Chiara, quien creó los vitreaux del Hotel Ritz de París, fue responsable de los que se encuentran alrededor de la escalera principal del hotel. La lujosa decoración y el diseño neobarroco atrajeron a invitados de todo el mundo.


La Primera Guerra Mundial puso fin temerariamente a esta espléndida era. El hotel se convirtió en un espacio para refugiados, muchos de los cuales habían sido huéspedes acomodados que, debido a la situación, en ocasiones se veían obligados a dejar su equipaje como pago a la salida. Después de la llegada de La Paz, el Palacio Beau-Rivage redescubrió rápidamente su magnificencia y la atmósfera del hotel inspiró a Albert Cohen a escribir “Belle du Seigneur”.


El hotel también fue sede de varias conferencias internacionales clave, incluida la forma del armisticio que puso fin a la guerra entre Italia y Turquía en 1912 y el Tratado de Lausana en 1923 con Lord Curzon, Poincaré y Mussolini.


La prestigiosa modernidad
Hoy, de la mano de la familia Sandoz como principal accionista, recupera un vuelo exquisito que retoma la vida opulenta del clasicismo pasado, con la armonía discreta del lujo contemporáneo. A principios de 1900 se inició una importante renovación con el objetivo de preservar el carácter auténtico del hotel y garantizar la excelencia en la que se basa la impecable reputación internacional del establecimiento. La primera fase de este proceso se prolongó por diez meses. Como uno de los monumentos históricos más importantes de suiza, la renovación se realizó en colaboración con el Servicio Suizo de Monumentos Históricos.


La complejidad del proyecto requirió la ayuda de innumerables artesanos especializados. Algunos de ellos fueron abocados a restaurar la cúpula del gran salón, los extraordinarios murales y pinturas, y el techo de la Salle Sandoz, además de los frescos, vitreaux y otros elementos históricos. La segunda fase de renovación implicó una inversión cercana a unos 100 millones de francos suizos (algo más de 105 millones de euros) para refrescar las 168 habitaciones y 34 suites.


Lausanne, la segunda ciudad en el Lago Lemán, combina el aire de una ciudad mercantil dinámica con la ubicación idílica de un centro turístico. La capital del cantón de Vaud es asimismo ciudad universitaria animada y centro popular de congresos. La Capital Olímpica centra también su atención en el deporte y la cultura.


La ubicación de Lausanne es sumamente pintoresca. La ciudad ha sido construida en tres colinas, rodeada de viñedos, a orillas del Lago Lemán. En la costa francesa opuesta, se eleva el escenario impresionante de los Alpes Saboyanos. El casco antiguo atractivo está en su mayor parte cerrado a los coches. Pequeños callejones con cafés y boutiques abundan en el casco urbano medieval.


El casco antiguo es dominado por la catedral, considerada como la obra más impresionante de la época gótica temprana. Durante más de mil años, Lausanne fue sede obispal. También es una ciudad animada, con hermosas calles comerciales en los barrios de Rôtillon y Flon. La única «metro» de Suiza enlaza la orilla del lago, al norte de la ciudad, y ofrece una vía rápida para atravesarla. Los sibaritas podrán disfrutar en Lausanne de abundantes exquisiteces regionales como por ejemplo salchicha de col con puerro gratinado.


También los aficionados a la cultura se sentirán a gusto en Lausanne: La Collection de l'Art Brut en el castillo Beaulieu, la Fondation de l'Hermitage, Plataforma 10, el distrito de las artes, que reúne el Museo Cantonal de Bellas Artes (MCBA), el Museo del Diseño y las Artes Aplicadas Contemporáneas (mudac) y el Photo Elysée. Sin olvidar Aquatis, el acuario de agua dulce más grande de Europa, un verdadero museo viviente. También la oferta de teatros y música es extraordinaria. Al fin y al cabo, el Béjart Ballet Lausanne de fama mundial tiene su sede en Lausanne.


En la Capital Olímpica, el Comité Olímpico Internacional tiene su sede, al igual que el Museo Olímpico, el centro de información más grande del mundo sobre los Juegos.


En medio de todos estos incentivos para visitar Lausana, se yergue orgulloso con sus banderas al viento, ondeando sobre la ribera del Lago Lemán la tradición en movimiento encarnada en el Beau-Rivage. Dejarte sorprender por el lago calmo, los Alpes Saboyanos que emergen en tu ventana. Disfrutar del desayuno opíparo y exquisito con los ventanales de piso a techo que bordean el jardín interior y te abren el camino costero, presagiando la caminata que te espera. De la Marina a donde se pierde la vista se trata de caminar, disfrutar, dejarse llevar por los hilos de sol y saber que espera el palacio privado para sentir que se vuelve a casa en el mismo corazón de Suiza.


Por Flavia Tomaello, https://flaviatomaello.blog/ , Instagram @flavia.tomaello

Etiquetado como

Deja un comentario