Norte en Línea - The big stay: Un nuevo capítulo en la historia del mercado laboral moderno

The big stay: Un nuevo capítulo en la historia del mercado laboral moderno

The big stay: Un nuevo capítulo en la historia del mercado laboral moderno
02 Jul
2024

La historia de la fuerza laboral moderna tiene un nuevo capítulo: The big stay. Este cambio marca una gran diferencia respecto a la Gran renuncia, donde muchas personas dejaron sus trabajos. Ahora, tras la pandemia, los colaboradores están eligiendo la seguridad y familiaridad de sus roles actuales.

La “gran estancia” representa un cambio significativo en la forma en que las personas piensan sobre el trabajo. Hoy en día, la estabilidad y el equilibrio entre la vida laboral y personal son más importantes que buscar un empleo completamente nuevo. Al examinar esta tendencia más de cerca, vemos que es el resultado de una combinación de factores económicos, sociales y personales. Todo esto lleva a los colaboradores a querer quedarse en sus puestos actuales.


Por qué está sucediendo The big stay
Hay varias razones clave por las que los colaboradores están eligiendo quedarse. Las empresas están escuchando más a las personas, lo que ha hecho que estén más satisfechas con sus trabajos y menos propensas a irse. La “gran renuncia” ayudó a muchas personas a encontrar trabajos que realmente les gustan, no solo aquellos que pagan bien. Encontraron roles que les dan un sentido de propósito y les permiten equilibrar mejor su vida laboral y personal.


El mercado laboral no está cambiando tan rápidamente como antes respecto a los índices de rotación. Los empleadores están reteniendo a sus buenos colaboradores con salarios y beneficios competitivos, por lo que hay menos razones para cambiar de trabajo solo por más dinero. Además, con el aumento de las modalidades de trabajo flexible, las personas pueden tener un mejor equilibrio entre su vida laboral y personal sin necesidad de un nuevo empleo.


The big stay está definitivamente vinculada al panorama económico y político más amplio. Cuando la economía es inestable, con inflación y altibajos en el mercado, la seguridad laboral se vuelve más importante. Las tensiones en el mundo hacen que las cosas sean aún más impredecibles, por lo que las personas son más cautelosas a la hora de cambiar de carrera. Prefieren quedarse con lo que conocen en lugar de arriesgarse a algo nuevo. Así, la “Gran estancia” refleja cómo las personas se sienten respecto al mundo en general.


Qué esperar de la big stay
Es probable que la “Gran estancia” siga moldeando la forma en que trabajamos. Se espera que las tasas de renuncia sean las más bajas en años, ya que las personas se aferran más a sus trabajos. Incluso las generaciones más jóvenes, que solían cambiar de trabajo con frecuencia, podrían buscar nuevos desafíos con menos frecuencia.


Sin embargo, el hecho de que las personas se queden no significa que todo esté bien. Si los colaboradores permanecen por las razones equivocadas, podrían limitarse a hacer lo mínimo y no estar muy comprometidos, la renuncia silenciosa. Esto podría perjudicar el crecimiento de la empresa e incluso hacer que los colaboradores se sientan agotados. Los empleadores necesitan asegurarse de que sus personas estén felices y sientan que su trabajo importa, y no solo que se queden porque es lo más fácil.


Qué pueden hacer los empleadores ante la big stay
Para mantener felices a los colaboradores en esta nueva era de la “Gran estancia”, los empleadores deben cambiar su enfoque. Una cultura de empresa human centric, donde todos se sientan valorados y respetados, es clave. Enfocarse en la diversidad, equidad, inclusión y pertenencia (DEI&B) y reconocer las contribuciones de los colaboradores también es fundamental.


Invertir en los colaboradores como personas es importante. Esto significa ofrecer desarrollo profesional y programas que ayuden con el bienestar. Dar a los colaboradores más autonomía sobre su trabajo y oportunidades para crecer en sus carreras hará que quieran quedarse e invertir en sus roles. La Gran Estancia puede ser una oportunidad para que los empleadores construyan una fuerza laboral fuerte y leal.

Por Verónica Dobronich, Cofundadora de Gimnasio de emociones

Etiquetado como

Deja un comentario