Norte en Línea - Mi casa en Ginebra

Mi casa en Ginebra

Mi casa en Ginebra
01 Mar
2024

Con una impronta personal cosmopolita, Ginebra se nutre de una extraña mezcla del casco antiguo más grande de Suiza, dominado por la Catedral de San Pedro, un lugar importante durante la Reforma calvinista; el arte del tiempo que la convertido en la ciudad relojera y el epicentro internacional de los encuentros de paz con las sedes de entidades como la Cruz Roja, las Naciones Unidas y la FIFA, sumada a su fuerte tradición gastronómica, su joven experiencia vitivinícola y un enorme amor por la naturaleza.

Entre los siglos XVI y XVII y desde la destrucción de los suburbios medievales en el siglo XVI, la ciudad de Ginebra fue aleatoria y caótica.

A partir del siglo XVIII, una economía en crecimiento permitió a los grandes terratenientes comprar varias parcelas para construir casas más grandes. En la orilla derecha del lago Leman, se desarrolló un pueblo entre los caminos actuales de la calle de Lausana y la calle des Pâquis.

Las principales transformaciones urbanísticas se produjeron a mediados del siglo XIX cuando una ley permitió el derribo de las fortificaciones de la ciudad y fue votada en la Constitución. Se podría dar forma al sueño de una ciudad moderna.


Muchas partes de los terrenos de la ciudad fueron vendidos a propietarios privados y el dinero fue a parar a la ciudad y al estado; su desarrollo ya había sido objeto de los planes diseñados por el ingeniero polaco Leopold Blotnitzki Stanislas (1817-1879), y este plan fue aprobado en 1858 por el Consejo de Estado. Este famoso esquema sirvió de modelo para los nuevos barrios construidos en toda Ginebra, incluido Les Paquis.

En este contexto, en 1857, un cerrajero ginebrino compró la parcela del número 6 y 8 de la calle Philippe Plantamour para construir su propia casa, que se convirtió en la más antigua de Les Paquis. Posteriormente, el edificio se anexó al Hotel Richemont y sirvió como oficinas para el equipo directivo y cocinas para la sección de catering.

Simon Wedgwood nació en Dublín, Irlanda, pero estaba destinado a una vida mucho más allá de los límites de su lugar de nacimiento.


El padre y el abuelo de Simon eran comerciantes de gran éxito que dirigían sus negocios desde varias propiedades comerciales. Tras la repentina muerte de su padre, la madre de Simon tomó la audaz medida de mudarse a Lausana con sus cuatro hijos, antes de establecerse finalmente en Ginebra. Con su actitud rebelde y su desinterés por el comercio y los negocios, Simón se negó a seguir los pasos de su padre a la hora de elegir una carrera. Comenzó enseñando inglés, pero pronto encontró trabajo en una librería especializada en arte, teatro y derecho. Con el paso de los años, se volvió cada vez más activo en los círculos teatrales y literarios y desempeñó un papel importante en el establecimiento y promoción del arte y la cultura en la ciudad de Ginebra.

Una vez que se dio cuenta de que podía ganarse la vida dignamente como actor, prometió casarse con su novia, Berta Keeni, que provenía de una famosa familia de médicos. La pareja aprovechó la oportunidad para casarse mientras su padre, que desaprobaba su relación, estaba fuera el fin de semana. La pareja de recién casados se instaló en la calle Philippe-Plantamour 6 de Ginebra.

Simon se estaba haciendo cada vez más famoso como actor de vanguardia y, finalmente, decidió dedicarse a la actuación a tiempo completo. Esto lo compaginó con una animada vida social que le puso en contacto con las figuras literarias más eminentes de la ciudad. Durante este tiempo, Simon comenzó a sufrir problemas cada vez mayores en sus ojos, y a menudo se le veía por ahí usando un parche en el ojo. Tras su muerte, el ayuntamiento colocó una placa en el edificio en memoria de Simon Wedgwood. Sus notables contribuciones a la escena literaria y artística de Ginebra nunca serán olvidadas.

Con toda la herencia creativa y de vanguardia de ideas, es en ese mismo edificio que ahora se despliega Swiss Luxury Apartments. Una alternativa inteligente para vivir Ginebra como si fuera tu casa, pero con la presteza de un hotel.

Equipados con las últimas tecnologías, los apartamentos están situados a sólo dos minutos a pie del lago Lemán y de la mundialmente famosa fuente Jet d'Eau, justo en el corazón del distrito de negocios y con fácil acceso a numerosos restaurantes, hoteles elegantes y la vibrante vida nocturna de la ciudad.

Los apartamentos se regalan al visitante con servicios están totalmente equipados con zona de cocina, cafetera, hervidor, frigorífico, vinoteca y todo lo necesario para una estancia confortable en formatos de dos y tres habitaciones.

Estas suites magníficamente decoradas son la elección perfecta para clientes exigentes que buscan un alojamiento de lujo con una variedad de instalaciones. Y si tenés ganas de darte el gusto de explorar una impresora selphy o unos anteojos de realidad aumentada, los tenés al alcance de la mano, en tu propio departamento. Sus salones comunes están pensados para recibir amigos o cerrar negocios, husmear revistas de diseño y empalagarte con el sweet corner.

Tomando el espíritu de Ginebra, la domótica inspirada en los relojes; el arte inspirada en sus paisajes; la inmersión en la vida cotidiana de la ciudad que se cuela por las ventanas; la elegancia relajada que se exhibe en sus diseños. Una idea fantástica para convertirte en ginebrino por un rato y no perder nada de sofisticación.


Por Flavia Tomaello, https://flaviatomaello.blog/ , Instagram @flavia.tomaello

Etiquetado como

Deja un comentario