Norte en Línea - La poesía de “The Gables"

La poesía de “The Gables"

La poesía de “The Gables"
03 Oct
2022

Cuando se porta en el apellido la inspiración poética, las cosas se enriquecen. Con la inspiración de la casa familiar de piedra caliza, con un exterior similar al coral y equipada con un techo a dos aguas. Con paredes texturizadas y techos de tejas, Coral Gables gana personalidad a partir de las casas y los edificios que crean una estética cohesiva en la ciudad. Fue una de las primeras ciudades planificadas de Florida.

Altísimas columnas blancas de elegante roca blanca flanquean la entrada del Coral Gables Art Cinema. A lo largo de la Avenida Aragón, los corales fosilizados forman una pared de roca gris texturizada. Los letreros de las calles de hormigón que imitan la piedra caliza descansan en la base de cada calle, lo que obliga a los navegantes a mirar hacia abajo para encontrar el camino. Toda la ciudad de Coral Gables parece inspirada artísticamente por el mundo natural debajo de la superficie, en las aguas alrededor y justo debajo.


En 1899, cuando Althea Fink Merrick se mudó a Miami con su familia, sin ser vista, llegó a su nuevo hogar y descubrió que era poco más que una choza de madera rodeada de árboles de guayaba dispersos. Sin dinero para volver, se concentró en hacerla a nuevo. Pero en una ciudad sin ladrillos naturales, construir una casa sólida fue un desafío. Merrick recurrió a la piedra caliza oolítica, una roca sedimentaria lisa extraída de canteras cercanas. Le dio al exterior de la casa un patrón de textura inusual, pero era fuerte y majestuoso a su manera.


Ella diseñó una casa que combinaba su nueva vida en el sur de Florida y sus raíces en Nueva Inglaterra. La casa, con techo a dos aguas y paredes de piedra caliza, que erróneamente pensaron que era coral, pasó a llamarse "Coral Gables”. Años más tarde, su hijo George Merrick pasó a diseñar el resto del área con un estilo similar, y nombró a la ciudad como la casa en la que creció.


"Sueño con el hogar de las hadas y hadas,
en las islas del cielo tranquilo del sur,
de las torres fantasiosas y las torres en llamas
en la inundación de los rayos de lo alto…”


Escribió pensando en The Gables, como hoy se conoce al sitio entre quienes lo habitan, ese rico espacio de estilo renacentista mediterráneo. La pieza central de la comunidad era el enorme Hotel Biltmore. Todavía se erige como un hotel de lujo exclusivo en el corazón del área metropolitana de Miami, y es una gran parte del ambiente de Coral Gables, el sitio perfecto para llegar en uno de los 11 vuelos semanales que tiene BOA. Hoy es una comunidad amigable para los peatones con muchos estaurantes exclusivos.

Con fuego en el alma
Coral Gables es uno de los sitios en los que el viajero puede sentirse parte de la comunidad. Recorrer las calles, disfrutar de la estética, admirar la arquitectura y degustar la gastronomía. Entre sus veredas una estrella se destaca. Fogo de Chão espera cauteloso, con una entrada amigable, pero basta entrar para deslumbrar con la caracteristica grandeza brasileña.


Los fundadores de Fogo de Chão crecieron en una finca tradicional del sur de Brasil en la Serra Gaucha. Es allí donde aprendieron a cocinar en la tradición de asar churrasco que se convertiría en la columna vertebral de nuestra historia. Los hermanos fundadores se fueron de la pintoresca campiña montañosa de Rio Grande do Sul a Río y São Paulo para recibir capacitación formal en churrasqueiro, todo mientras desarrollaban el concepto Fogo.


El primer restaurante, construido con una estructura de madera y ubicado en el interior de Porto Alegre, nació de una obsesiva dedicación a la calidad, inversiones en el arte y la cultura de la ciudad y un respeto por la herencia de las familias de origen. Después de ganar reputación entre políticos, empresarios y celebridades que acudían de todo Brasil para probar la experiencia, Fogo abrió su segundo restaurante en São Paulo. A pedido de leales invitados estadounidenses, el concepto Fogo se exportó a los EE. UU. debutando en Dallas, Texas. Entre 1997 y 2013, esta pionera churrasquería continuó su expansión en Brasil y Estados Unidos abriendo 29 nuevos restaurantes. Justo antes de la Navidad de 2013, Fogo abrió un sitio emblemático de tres pisos en la ciudad de Nueva York. El impresionante diseño arquitectónico incluye una escultura en bajorrelieve de Antonio Caringi, O Laçador, un monumento histórico en Porto Alegre, Brasil.


Para Coral Gable destinaron un espacio desbordante de energía, con potentes fuegos que presiden la tradición del encuentro alrededor de la mesa. La arquitectura y el diseño combinan estratégicamente la tradición de Rio Grande do Sul y sus fundos, con la vanguardia moderna que embandera a Florida.


El equipo culinario ha continuado con la tradición de desarrollar nuevas creaciones de menú arraigadas en la tradición brasileña que impulsan la experiencia del churrasco brasileño. La traidción del espeto corrido se vuelve aquí un clásico insoslayable, con degustación de las carnes más seductoras del Coral Gables.


Conocido comúnmente como espeto, su nombre original es espiedo o spiedo. Así se llama a una variedad de pincho que en un primer momento era una barra de hierro de un metro de longitud. Pero espeto también se usa para denominar a la técnica utilizada para cocinar diferentes alimentos en torno a una fuente de calor. También, se ha popularizado, como una manera de servir al comensal.


Una tarjeta verde sobre la mesa invita a una sucesión de mozos a ofrecer piezas salidas de los fuegos con delicadeza y presteza. Cuando el comensal agota su capacidad, da vuelta la tarjeta del lado rojo para indicar la largada de los postres.


La alternativa Full Churrasco que propone Fogo de Chão, incluye piezas de carne deslumbrantes.


Mesón, por ejemplo, es corte con hueso, que incluye tanto New York Strip como Filet, se sazona con sal de roca, se asa al fuego y se sirve en la mesa. La picaña, por su parte, es el trozo principal del solomillo superior. Su bistec insignia, la picanha (así en portugués), representa el arte y la ciencia de la cocina del churrasco. Ligeramente sazonada con sal de roca y cortada en rodajas finas, es tierna con un sabor fuerte. No habría churrasco sin picanha.


El filete mignon es el solomillo de ternera. Los chefs asan hábilmente el lomo en brochetas y tallan el bocado perfecto cada vez.


El ancho de res es el ribeye con hueso. Posiblemente uno de los cortes más populares del mundo, el ancho requiere una técnica de cocción única para resaltar su intenso perfil. En Fogo de Chão lo asan a la parrilla a fuego directo para romper el marmoleado y brindar una textura inolvidable y un sabor distintivo.


Los medallones de tocino se forman con un bife envuelto en panceta. El bistec se sazona ligeramente con sal de roca y luego se envuelve en un tocino curado con miel y ahumado en madera dura.


La fraldiña es el solomillo de fondo, uno de los cortes de carne más distintivos y sabrosos del sur de Brasil debido a sus fuertes características marmoleadas. Los asadores cortan a contrapelo para garantizar que el corte quede lo más tierno y sabroso posible.


Las costillas de ternera son suculentas. Para su preparación primero se frotan ligeramente con sal de roca, lo que crea una corteza sazonada. Luego, la se asan a la parrilla durante varias horas para resaltar sus sabores naturales.
La alcatra es uno de los cortes más grandes y tradicionales del churrasco brasileño, con un sabor rico y robusto.
El moderno wagyu se sirve en dos tamaños, envejecido por 21 días. Y el ancho Tomahawk es un chuletón de hueso largo envejecido en seco durante un mínimo de 42 días.


La receta es ir con ansias, abrirse a los sabores. Gestionar con cautela y probarlo todo. Nada, absoutamente nada, defrauda.


Por Flavia Tomaello, https://flaviatomaello.blog/ , Instagram @flavia.tomaello

Etiquetado como

Deja un comentario