Norte en Línea - Ruido blanco: la fascinante historia de Germán Tarazona, sonidista de Maluma, y cómo encontró el micrófono ideal

Ruido blanco: la fascinante historia de Germán Tarazona, sonidista de Maluma, y cómo encontró el micrófono ideal

Ruido blanco: la fascinante historia de Germán Tarazona, sonidista de Maluma, y cómo encontró el micrófono ideal
26 Feb
2024

Desde su infancia, compartida entre Barranquilla, Bogotá, Medellín, la temprana vocación por estar detrás de una consola, hasta su actualidad en el mainstream latinoamericano; German Tarazona Llano nos cuenta cómo llegó a convertirse en un referente internacional del sonido en vivo: al ser Ingeniero de Sonido en Clair Global, JBalvin (MON), Zion & Lennox (FOH), Jarabe de Palo (FOH), Cali y El Dandee (FOH), Bonka (FOH), Doctor Krapula (FOH) entre otras bandas y artistas, hasta como su rigurosa investigación constante y pruebas que lo llevaron a encontrar el micrófono ideal para la voz de Maluma, artista para el cual trabaja actualmente en su gira mundial Don Juan” como FOH.

¿Cómo llegaste a trabajar de ingeniero de sonido?
Por pasión y amor profundo por la música. Lo que ocurrió es que yo tengo un familiar cercano que es ingeniero de sonido en Colombia con una gran trayectoria, mi madre siempre me apoyaba cuando era niño, quería estar en los conciertos y montajes con él. Sin duda fue mi ejemplo a seguir en muchos aspectos. Por otro lado tuve bandas en el colegio donde tocaba batería y hasta en algunos conciertos locales en Barranquilla, pero mi inquietud siempre estaba en pensar si sonaba bien, que la gente se llevara un buen concepto de nuestras bandas.


Un legado familiar
- Mi primer concierto que recuerdo bien fue a los 11 años, acompañando a mi tío que trabajaba en ese entonces con la renombrada empresa Cesar Vilar. Me dediqué a cargar cables de un lado para otro, preguntar cómo se hacían las cosas. Carlos Vives ese día estaba lanzando el disco “La tierra del olvido” en el Estadio El Campín de Bogotá. Ese día dije: “quiero hacer esto el resto de mi vida ”. Finalmente me quedé dormido al lado de la consola antes que empezara el concierto jaja.

¿Cuándo se produce el gran salto?
Cuando tenía 15 años, a través de mi familiar me contactaron de una empresa muy importante de Barranquilla, en ese entonces “Dacarette Sound”, para que, en mis tiempos libres, yo pudiera ser asistente en monitores o en cualquier área y así seguir aprendiendo. Ahí participé en trabajos como el Festival de Orquestas, Carnavales, etc.
La decisión tomó forma para mí cuando a los 18 años decidí estudiar ingeniería de sonido. Se lo manifesté a mi madre y para ser honesto a esa altura lo dudé un poco porque era una carrera sumamente nueva en el país, estamos hablando del año 1999/2000, pero yo estaba decidido, así que me fui a Bogotá en el año 2001 a estudiar con la poca experiencia que había recorrido desde los 15 años. Mi sueño era hacer giras y mezclar conciertos.

¿Cómo empezaste ese camino en Bogotá?
Entré en la Universidad de San Buenaventura porque tenían una carrera muy completa, allí tuve grandes profesores como, Mauricio Cano, Javier Martinez, William Romo (QEPD) Pedro Valleta y Juan Carlos Quijano entre otros que me hicieron recorrer los caminos de la producción, amor a la música, a los detalles al mezclar, la electroacústica, el buen gusto en los efectos y la física, pero mi enfoque era el vivo, era lo que me apasionaba. Así que empecé mezclando las bandas de mis compañeros de la universidad, eran reconocidas en la escena local. Recuerdo bien mi primer show fue con 4x4 en un lugar llamado “Macondo” con una consola de 16 canales, luego vendría “Raíz” una banda de rock con la que trabaje y empecé a enfrentarme a festivales y montajes más grandes, por ejemplo “Rock al Parque” en varias ediciones, para mi fueron buenas épocas mezclando punk y hardcore, esos años fueron brutales, los recuerdo mucho.


Siempre tuviste el norte muy claro
Exacto. Cuando ya me había hecho un nombre dentro de la escena underground de Bogotá, decidí trabajar con empresas como técnico de audio (People Sound, Soundcheck, Cesar Vilar, 903 Sound), algo importante es que la academia es fantástica, te forma, te da toda las herramientas pero no te da el pase a trabajar con bandas o girar, se necesita experiencia en el campo real, por eso trabajar en compañías locales es una gran idea, nos permite foguearnos, conocer muchos equipos que tal vez en la universidad no tenemos, asistir ingenieros y aprender de diferentes métodos de trabajo.
Fue así como llegué a mi primer mainstream: Doctor Krápula. Una megabanda de ska/reggae que en el 2002 lanzaba su disco Bombea que fue un gran hit, llegue a trabajar con ellos por recomendación de un amigo de la universidad que estaba grabando ese disco junto a Mauricio Cano y Francisco Castro, quien hoy en día es un reconocido ingeniero de grabación y mezcla. Así que mientras terminaba la universidad trabajaba y giraba con ellos.


¿Cuándo se internacionaliza tu trabajo?
Cuando me llaman de una banda de Rock llamada Don Tetto. De la mano de ellos conozco a dos personas que hasta el día de hoy son grandes amigos: Alejandro Arias, actual Production Manager para Karol G, y Fabio Acosta, manager de renombrados artistas internacionales. Con Don Tetto viajamos a festivales en Estados Unidos, a México y Centroamérica. Empezar a girar de esta manera me abrió el espectro de mi carrera, de fondo entendí que había que prepararse mucho mejor y tenía mucho camino por recorrer; empecé a conocer muchos colegas de Colombia, México, Argentina, Perú, Puerto Rico, España y Estados Unidos, colegas que seguía desde antes y que ahora puedo llamar amigos, esto me inspira mucho.
Simultáneamente también giraba con Cali y el Dandee, un dúo de hermanos Colombianos que la reventaron en España y Latinoamérica.
Un punto muy importante en mi carrera es cuando Andres Saavedra (reconocido ingeniero y productor Colombiano radicado en los Estados Unidos), me presenta con Pau Dones de Jarabe de Palo y empiezo hacer toda su gira en Estados Unidos y América latina llamada “Somos”. Finalmente un tiempo después me llama de nuevo Alejandro Arias para sumarme al equipo de J Balvin como Ingeniero de Monitores y sin duda alguna esa posición y ese tour dieron un rumbo sólido a mi carrera profesional.


¿Qué te enamoró específicamente de hacer Monitores?
Hacer monitores es otro mundo, es una posición de servicio, de atender al artista, a la banda, a los técnicos y todo aquel que tenga que hacer algo en el show, cada persona tiene gustos diferentes y lograr una comunicación sólida con ellos permite sumar muy bien en equipo y a través del monitoreo potencializar su performance.
El siguiente movimiento ocurre cuando me llamó Teo Echeverría, Production Manager en ese entonces de Maluma para hacer monitores para ellos en su gira F.A.M.E que estaba por empezar en Europa.


¿Cómo abordaste ese reto?
Llegué a un proyecto sumamente estructurado en el 2018. Maluma ya era un artista muy exigente, tenía una responsabilidad muy grande al abordar ese tour. El primer ensayo con el artista fue un éxito, disfrutó mucho la mezcla que le propuse en sus in ears, desde ahí hemos construido una relación de mucho respeto y crecimiento profesional, es un artista que entiende la tecnología, siente cualquier cambio en su mezcla, realmente hay que estar muy atento durante el show. Hice aproximadamente 4 años de monitores y ahora estoy encargado del Front of House con Chris Gratton como Production Manager.
Maluma realmente se prepara mucho para sus giras, son muchas horas de ensayo con la banda, con él, los equipos que implementamos y con la producción total antes del primer concierto, su dedicación y entrega es para dar conciertos de alta calidad. Esta gira “Don Juan” tiene retos que disfruto mucho, por ejemplo la variedad de géneros musicales que tenemos el show y una banda con muchos elementos dirigida por Miguel Márquez “Escobar” de Puerto Rico, esto nos reta como equipo.


¿Qué particularidades tiene el trabajo en vivo con él y qué te demanda?
- Yo logré construir con él una línea de comunicación técnica muy profesional, él expresa su visión de cómo quiere sonar tanto en sala como en monitores y ejecutamos lo mejor posible esa idea, le compartimos los pro y los contras y así llegamos a la mejor versión de su requerimiento. Conversamos mucho sobre el uso del micrófono, de ahí que llegamos a trabajar con Sennheiser. Hicimos un tour que se llamaba Papi Juancho, que fue uno de los primeros tours latinoamericanos en EEUU finalizando la pandemia, era un stage 360 y esto generaba una complejidad absoluta, probamos de todo para lograr tener la mejor captura de su voz y la menor captura de ambiente. Fue así como en Sacramento en los ensayos finales para el tour decidió que su cápsula favorita era la Sennheiser MM 445.


¿Cómo fue el resultado?
Tiempo después de estar utilizando la cápsula añadimos también el transmisor SKM 6000 y su receptor EM 6000 más el command para su comunicación con la producción durante el show, hasta hoy seguimos muy contentos con el resultado de su voz, primero en los In Ears y segundo en Front of House, ahora hicimos un upgrade y estamos con la cápsula Sennheiser MD 9235


¿Cuál es el mayor halago que puedes recibir por tu trabajo?
Es muy gratificante cuando el comentario es “que gran show” eso nos hace brillar en equipo, somos muchas personas detrás de los artistas (iluminacion, video, backline, producción, bailarinas, coreógrafos, pyro, seguridad, monitores) haciendo un esfuerzo máximo para que todo salga impecable cada día, así que para mi cuando alguien reconoce el trabajo que hacemos en equipo me parece increíble.


¿Cómo te imaginas en el futuro?
Ahora tengo una gran emoción por ser parte de Clair Global en su sede principal en Lititz Pennsylvania. Soy el primer Colombiano en estar aquí, esto es una responsabilidad muy grande, siento que se vienen años de aprendizaje y crecimiento profesional de la mano de una empresa con un legado único.


¿Algo más para agregar?
Me alegra cuando las marcas logran hacer amistad con los técnicos, eso sobrepasa el umbral del interés, si las marcas se abren y podemos hablar sinceramente lo bueno y lo no tan bueno crecemos como industria, finalmente los técnicos somos quienes noche a noche utilizamos los equipos y los llevamos al extremo.

Etiquetado como

Deja un comentario