Norte en Línea - Alberto Fernández: “Kulfas se equivocó, en un gobierno no tiene sentido que en off se planteen temas que puedan afectar a funcionarios del gobierno”

Alberto Fernández: “Kulfas se equivocó, en un gobierno no tiene sentido que en off se planteen temas que puedan afectar a funcionarios del gobierno”

Alberto Fernández: “Kulfas se equivocó, en un gobierno no tiene sentido que en off se planteen temas que puedan afectar a funcionarios del gobierno”
11 Jun
2022

Mano a mano con Alberto Fernández en la Cumbre de las Américas. En una entrevista con Nacho Girón, el presidente argentino habló sobre su participación en el encuentro de los líderes del continente.

Entre otros temas, se refirió a la invitación a Joe Biden a la Cumbre de la CELAC en Buenos Aires. "Ya es hora de que Estados Unidos vuelque la mirada a América Latina y termine fundamentalmente con estas dos restricciones que impuso", dijo sobre las ausencias de Venezuela, Cuba y Nicaragua, que no fueron invitados al evento en Los Ángeles y sobre sus diferencias con la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner.


¿Cómo tomó el presidente de Estados Unidos Joe Biden que, en su país y en su cara, le dijeran desde Argentina: “No se pueden arrogar el derecho de admisión”?
“Bueno, eso es algo que no solamente se lo decimos a Estados Unidos, se lo decimos a Estados Unidos hoy porque es el anfitrión. Pero yo creo que en adelante nadie se crea con esa autoridad. La Cumbre de las Américas aunque es un festejo, en el sentido de que nos encontramos todos los que somos parte de la América toda, la verdad no es una reunión social que autoriza cierto derecho de admisión al que la organiza: es lo más parecido una reunión de consorcio, hay que invitar a todos los consorcistas, a todos los que tienen un departamento en el edificio hay que hacerlos participar. Después se vienen un avión, es un problema de cada uno pero invitarlos hay que invitarlos a todos. Yo la verdad quise decir esto porque hay dos países en América Latina que, la verdad, están sufriendo. Uno es Cuba. Cuba lleva décadas de bloqueo, un bloqueo que empezó en la Guerra Fría. Parece lejísimo todo esto. Vos decís cómo puede ser que estemos discutiendo esto. Y otro de forma reciente, que fue el bloqueo sobre Venezuela y que ha condenado al exilio a muchos venezolanos y que ha dividido a la sociedad venezolana. Nos enteramos ahora por un libro que escribió un secretario de Defensa de Trump que hasta pensaron invadirla militarmente. Esto hay que repararlo. Yo dejé muy en claro que todo eso pasó en los años de Donald Trump. Y, en todo caso, lo que le pido al gobierno del presidente Biden en que ayude a reparar todos esos daños.”


¿Su discurso fue un discurso antipolítica exterior de Joe Biden?
“No. Fue un discurso antipolítica exterior de Trump. Ahora el presidente Biden hoy tiene el deber de revisar eso y corregir las cosas. El presidente Biden fue el vicepresidente de Obama y Obama fue quien abrió una puerta para terminar el bloqueo con Cuba. Se volvieron a reponer las embajadas. Y él era su vicepresidente. Mi queja fue básicamente lo que ha hecho, el inmenso daño a América latina −también al mundo, pero puntualmente a América latina− la administración de Trump.”


En algún momento usted mismo lo ha llamado al presidente de Estados Unidos Juan Domingo Biden, haciendo referencia a Juan Domingo Perón. ¿Sigue considerándolo así o siente que de alguna manera lo desilusionó?
“Me parece que en la apertura dio un extraordinario discurso. Es maravilloso escuchar a un presidente de los Estados Unidos decir que no se puede seguir confiando en la teoría del derrame. Y escuchar algo más: escuchar que esa política que él aplica en los Estados Unidos quiere que trascienda los Estados Unidos y se aplique en el continente. Eso es maravilloso.”
Pero de alguna manera hasta acá siente que hizo menos de lo que usted esperaba.
”Bueno. Lo que siento es que Estados Unidos es un país muy importante y que ha tenido que afrontar muchas dificultades. Enfrentó, como todos nosotros, la pandemia; afrontó el problema Afganistán; y ahora tiene que afrontar el problema de Rusia-Ucrania. Lo que digo es que ya es hora de que Estados Unidos vuelque la mirada a América Latina y termine fundamentalmente con estas dos restricciones que impuso, que me parecen profundamente injustas y en nada humanitarias.”


Durante su discurso aquí en la Cumbre de las Américas invitó al presidente de Estados Unidos a la próxima cumbre de la CELAC en Argentina. ¿Podemos confirmar que le ha dicho algo así como “estoy ansioso por recibir su invitación”?
“Me dijo que está muy contento con la invitación y vamos a esperar ahora a que podamos organizarlo. Yo creo que de una vez por todas podemos dar el paso trascendente de respetándonos en la diversidad, porque no pensamos igual todos en América latina, pero sin embargo podemos juntarnos y unirnos para resolver problemas. América latina se dio cuenta de que la desunión entre los latinoamericanos permitió cosas terribles, por ejemplo la búsqueda de vacunas cuando el Covid arreciaba. Es hora de que nos unamos y es hora de que nos respetemos porque cada pueblo elige al presidente que quiere. Yo tengo con el presidente Lasso una relación espléndida a pesar de que todos saben de mi amistad con Rafael Correa. Pero tengo una relación espléndida con un presidente que no piensa casi en nada parecido a mí, en muchas cosas sí, pero en muchas otras no.”


Invitar o querer al menos que inviten a Cuba, Venezuela y Nicaragua, ¿es decir, que en esos países hay democracia plena?
“Es decir que… Son todos casos diferentes. Yo no hablé de Nicaragua, hablé de Cuba y de Venezuela. Venezuela ha hecho en los últimos años un trabajo importante para recomponer el diálogo con la oposición, para llevar adelante elecciones limpias, que se han hecho. Ha habido elecciones en diferentes estados, el chavismo perdió el estado donde nació Chávez y nadie cuestionó o impugnó esa elección.”


¿Nicolás Maduro no es un dictador, como dijo Iván Duque, para Argentina?
“A Nicolás Maduro lo eligieron los venezolanos, en todo caso lo que tenemos que exigir y pedir a Nicolás Maduro es que por favor siga el proceso que se ha iniciado, que es un proceso de diálogo con la oposición, de elecciones transparentes y de cuidado a los derechos humanos. Yo fui uno de los más críticos en esa materia y tengo que decir que hoy Nicolás Maduro ha hecho mucho para terminar con los cuestionamientos que en su momento se impusieron sobre Venezuela.”


Y en Cuba, por ejemplo, ¿hay también un gobierno democrático?
“En Cuba hay un pueblo digno que sobrevive a 60 años de bloqueo. De verdad, ser una isla caribeña abandonada por gran parte del mundo por un bloqueo impuesto en plena Guerra Fría… En verdad es que debo decir que es admirable que ese pueblo haya sobrevivido.”


Pero de esa manera está esquivando la definición sobre su calidad institucional.
“Lo que estoy diciendo es que es muy difícil pedirle eso a un país sometido a semejantes cosas. Es muy fácil hablar de calidad institucional comiendo todos los días y es muy difícil hablar de calidad institucional cuando a uno lo segregan y lo olvidan en el medio del mar Caribe. Es muy difícil.”


Y el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ¿es un líder democrático?
“Yo al caso nicaragüense no lo toqué puntualmente, aunque creo que debería haber estado, por lo menos debió haber sido invitado. Nosotros tenemos una mirada un poco más crítica sobre lo que pasa en Nicaragua.”


¿Siente que podría ser beneficioso para la región una cumbre que junte al presidente de Estados Unidos con los Maduro, los Díaz Canel, con los Ortega?
“El mundo necesita hablar, necesita comunicarse, necesita tender puentes. Ayer lo dije yo cuando lo invité al presidente Biden a la CELAC: estoy acá para construir puentes y derribar muros. No tiene sentido que nos sigamos dividiendo por cuestiones políticas. El presidente Biden es un presidente que eligieron los americanos y merece todo mi respeto por eso. No sé cuántas diferencias tengo con él, tengo muchas menos diferencias que las que tenía con Trump, de eso no tengas dudas. Pero lo que digo es que tenemos que respetarnos, respetarnos: son decisiones de los pueblos soberanos. Y lo que tenemos que hacer es salir donde entra en crisis la convivencia en democracia, que creo que es lo que verdaderamente pasa en Venezuela. Tenemos que ayudar a recuperar esa convivencia haciendo que dialoguen los venezolanos. Y lo vamos logrando. Lo hicimos con el Grupo de Contacto, impulsado por Noruega y por la Unión Europea. Allí fuimos México y la Argentina y lo fuimos logrando esos objetivos. Yo creo que tenemos que ayudar, que todos deben ayudar a eso.”


Ahora que la Cumbre se está desarrollando, ¿podemos confirmar que en algún momento algunos países en la región estuvieron a punto de vaciarla? ¿Pensaron en Argentina no venir aquí?
“Yo soy enemigo de esas ideas porque siempre que el debate se puede dar en libertad, bienvenido el debate. Yo vine acá a decir lo que tenía que decir.”

¿Argentina nunca dudó en venir?
“A Argentina le preocupó mucho la ausencia, la no invitación a algunos países porque insisto: no existe ese derecho de admisión. Nadie puede ejercerlo. Acá había que invitar a los países miembros de las Américas, estén de acuerdo con nosotros o no estén de acuerdo con nosotros. Tengan una democracia absolutamente funcionando a pleno o no. En verdad, lo que tenemos que hacer, en tal caso, es invitarlos y decirles lo que pensamos. Y ayudarlos a salir, si podemos, de esa situación.”

Y se habló mucho de la posibilidad de una contra cumbre aquí. ¿Algo así existió?
“No, nunca existió. Eso fue una versión periodística que cobró vuelo.”

Le toca estar aquí en Estados Unidos, presidente Alberto Fernández, pocos días después de haberse reencontrado con la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. 94 días estuvieron sin tener diálogo. ¿Cómo sigue ese vínculo?
“Bien, con Cristina tenemos básicamente algunas diferencias que siempre las tuvimos, nada más. Lo que pasa es que eso se convierte en un tema de permanente debate periodístico que, para mí, tiene más trascendencia en lo periodístico que en lo político.”
Es decir que Argentina puede seguir caminando aún si el presidente y la vice no tienen vínculo.
“Yo no dije que no tengamos vínculo. Dije que no tenemos la relación traumática que los medios ocupan y plantean.”


¿Después de ese reencuentro han vuelto a dialogar?
“No, porque eso ocurrió el viernes y me fui el martes para acá. Nosotros cuando tenemos que hablar, hablamos. Y cuando la presidenta… Cuando yo quiero conocer la mirada de la vicepresidenta, el presidente manda a un ministro y le dice: ‘preguntale a la vicepresidenta cuál es su mirada’. Absolutamente yo la considero, es una persona con ocho años de experiencia en el ejercicio del poder de la presidencia en Argentina. A pesar de lo cual podemos tener diferencias.”


Pocas horas después de ese reencuentro usted le pidió la renuncia a un ministro, como es Matías Kulfas, el ex ministro −ahora− de Desarrollo Productivo. ¿Se equivocó el ministro?
“Sí, se equivocó porque me parece que en un gobierno no tiene sentido que en off se planteen temas que puedan afectar a funcionarios del gobierno. Creo que se equivocó Matías, que fue un gran ministro. Yo eso nunca estuve dispuesto a tolerarlo y no lo tolero, aun cuando pierdo a un gran ministro como lo ha sido.”


Se habló mucho del celular que le mostró al Joe Biden con una foto. ¿Qué pasó?
“Nosotros estuvimos con el Biden y con su señora en el G20 y en esos días estaba Fabiola embarazada y ellos estaban muy pendientes. La verdad es que Jill Biden ha sido muy cariñosa con nosotros, nos ha hecho llegar esquelas manuscritas preguntándonos por cómo evolucionaba el embarazo y demás. Bueno, finalmente nació Francisco y entonces vieron a Fabiola ya sin panza y nos preguntó ‘¿cómo está Francisco?’. Y le dije: ‘¿quiere verlo?’. Y le mostré una foto de Francisco.”


CNN En Español - Perspectivas Desde Buenos Aires
Lunes a viernes 08.00P.M.
Cablevisión HD 23, Cablevisión analógico 72, Telecentro 303 o DIRECTV 704

Etiquetado como

Deja un comentario