Norte en Línea - Agricultores familiares, clave para lograr el hambre cero

Agricultores familiares, clave para lograr el hambre cero

Así lo destaca la FAO en el lanzamiento del decenio de la Agricultura Familiar que se realiza en su sede de Roma. Participan allí productores de Cañuelas que trabajan en articulación con la agencia San Vicente del INTA AMBA.

Desde la sede de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Roma, Daniel Bareilles de la Asociación Productores Familiares (APF) de Cañuelas, que trabajan articuladamente en proyectos junto a la Agencia San Vicente del INTA AMBA, informa que se realizan en el lanzamiento del decenio de la Agricultura Familia “profundas discusiones ya que se plantea la importancia del cambio de modelo productivo actual por otro con enfoque agroecológico, y el socioeconómico por una economía solidaria. Reivindicamos el respeto la diversidad de las familias campesinas junto al rescate de saberes, semillas, culturas y el trabajo rural”.


Leonardo Davies, jefe de la Agencia San Vicente, valora el esfuerzo de APF en relación al trabajo que realiza junto con los productores de toda la zona de Cañuelas: “Hacen una tarea muy importante por eso es muy grato acompañarlos en muchos proyectos que llevan adelante”.


APF Cañuelas posee la Radio Campesina, (FM que pertenece a la Red FARCO de emisoras) que está enmarcada en un paisaje de 10 hectáreas de verduras, cereales y forrajes de uso comunitario, cercana a la parada Levene del ferrocarril General Roca. Esta emisora de Cañuelas se inscribe en un proyecto que articula en red a radios comunitarias en entornos rurales y periurbanos distintas provincias argentinas.


“El Decenio de las Naciones Unidas de la Agricultura Familiar (2019-2028) tiene como objetivo aportar una nueva perspectiva sobre lo que significa ser un agricultor familiar en un mundo que cambia rápidamente y destaca, como nunca antes, el importante papel que desempeñan los campesinos familiares en la erradicación del hambre y la construcción de nuestro futuro alimentario”, destaca un comunicado de este organismo internacional. Los agricultores familiares producen el 80 por ciento de los alimentos del planeta.


Bareilles desde Roma remarca que se está realizando “muy buenos acuerdos de las organizaciones de campesinos del mundo en defensa de una orientación definitiva de la producción de alimentos sin contaminantes para cuidar la salud del pueblo trabajador a través de circuitos cortos con agregado de valor en origen, incentivando economía solidarias, es decir agroecología en todo su contendido: cuidando la pacha mama, agua, tierra, aire y semillas para las generaciones futuras”.

Oportunidad
FAO detalla que existen más de 600 millones de explotaciones agrícolas en el mundo y más del 90% de ellas están gestionadas por una sola persona o familia.


El organismo remarca que “la agricultura familiar ofrece una oportunidad única para garantizar la seguridad alimentaria, mejorar los medios de vida, gestionar mejor los recursos naturales, proteger el medio ambiente y lograr un desarrollo sostenible, en especial en las zonas rurales. Gracias a su sabiduría y cuidado de la tierra, los agricultores familiares son los agentes de cambio que necesitamos para lograr el Hambre Cero, un planeta más equilibrado y resiliente”.


En este sentido el Director General de la FAO, José Graziano da Silva enfatizó que el decenio de la Agricultura Familiar de la ONU es una “oportunidad extraordinaria” para progresar en la construcción de políticas que permitan el desarrollo de la agricultura familiar y el avance hacia la consecución de los Obajetivos de Desarrollo Sostenible.


En tanto en INTA San Vicente articula con productores en el impulso de estrategias, financiamiento mediante proyectos nacionales, normativas locales y comercialización de sus productos. Además de propiciar acercamientos con organismos para acercar los productos de la agricultura familiar al consumidor con certificación de su inocuidad como un método de inclusión de las familias rurales en una economía de pequeña escala, coincidieron los representantes de la Mesa.


Davies remarca que los objetivos a trabajar van desde “abordar temas de comercialización hasta coordinar acciones para una correcta manipulación de alimentos”.


Así el decenio establece puntos básicos de trabajo: crear y desarrollar entornos políticos para fortalecerse, apoyar a la juventud, la promoción de la igualdad de género, el liderazgo de las mujeres, reforzar las capacidades de las organizaciones y promover servicios en áreas rurales para una mejor inclusión socioeconómica. Se suma además la resiliencia frente al cambio climático o considerar la innovación y la salvaguarda de la biodiversidad y la cultura como elementos puntuales de trabajo.

Por Federico Gaston GUERRA

Etiquetado como

Deja un comentario